Telaraña | eriodismo narrativo
lunes 19 de agosto de 2019 | 13:35

Informes Miradas Perfiles Imaginarios Nosotros
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Maternar en manada
Volver...
jueves 04 de abril de 2019
Unas 20 mujeres, todas madres y feministas, empezaron a reunirse en octubre de 2018 con la idea de ayudarse mutuamente. Se nombraron FemiMamis. Desde entonces comparten experiencias y rondas de mates, organizan colectas, recirculan elementos e intercambian consejos. Y proponen otra forma de crianza: amorosa y libre de imposiciones.
Imprimir

por Silvina Mernes

Las FemiMamis son madres y son feministas. Y tienen la firme intención de criar a sus hijes de la forma más libre posible: lejos de los estereotipos de género, de las imposiciones sociales, de las estructuras patriarcales que engendran machos abusadores y mujeres sumisas. "Abortamos al patriarcado. Parimos nuevas crianzas" es su lema.

El grupo surgió como una necesidad. "Cuando se dio el debate en el Congreso sobre el aborto legal había compañeras que querían ir a Buenos Aires. Como tenían hijes, muchas no tenían con quién dejarles", cuenta Erica Bidal, una de las fundadoras del grupo. Asegura que veían esa misma imposibilidad en espacios más locales, como las asambleas o las marchas, a las que se les hacía muy difícil asistir con criaturas.

Entonces empezaron a buscar alternativas para que ninguna se pierda las diversas actividades. FemiMamis "surge más o menos de ahí: de pensar cómo se podría ser feminista y madre sin que eso sea un problema".

El ‘deberíamos juntarnos para pensar cómo hacer’ derivó casi inmediatamente en la conformación de un grupo de whatsapp. Algunas ya se conocían de la militancia feminista y otras se conocieron ahí. "Al principio, cada vez que agarrabas el teléfono tenías 600 mensajes, porque si algo tenemos las madres es mucha necesidad de hablarnos y contarnos los problemas de crianza", cuenta Erica.

Hablar y deconstruir

En la primera ronda en la plaza Sáenz Peña –que se convirtió en su 'sede' principal– saltó la necesidad de intercambiar experiencias acerca de partos y puerperios y todos esos componentes áridos de la gestación y la maternidad de los que nadie habla. "Charlamos sobre cómo se romantiza la maternidad y cómo no te explican un montón de cosas. No te cuentan, no te enseñan y dan por sentado que una va a saber resolver situaciones para las que no está preparada", asegura Erica y sentencia: "en general todas sufrimos violencia obstétrica al menos en uno de nuestros partos".

"Otra de las necesidades más fuertes es que nuestros hijes se vinculen con niñes que tengan padres con una visión diferente de la crianza", afirma Erica, mamá de un niño y una bebita y productora de contenidos de radio en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER.

"A medida que van creciendo nos vamos dando cuenta cómo lamentablemente a veces tienen que interactuar con madres y padres que tienen unas ideas más sesgadas y estereotipadas de lo que es la niñez. Entonces una de las ideas es que elles se vinculen de manera más libre, sin estereotipos de género y esas cuestiones que en la escuela o las actividades extraescolares están muy marcadas", agrega.

Otra integrante de FemiMamis, Valeria Canoni, sostiene: "Tenemos que deconstruir muchos estereotipos, y en manada es más sencillo. Las familias antes del patriarcado criaban juntas, se apoyaban en la sabiduría de las mujeres de las distintas generaciones".

Esta profesora de filosofía en nivel secundario y mamá de una niña, considera que se debe "recuperar ese saber que fue ocultado para imponer la hegemonía masculina que inserta la propiedad privada y con mayor eficacia el capitalismo desde la modernidad hasta la actualidad".

Por eso resalta "la posibilidad de conformar una tribu o manada en la que se pueda compartir experiencias y sanar emocional y psicológicamente tantos mandatos familiares, religiosos, y otros provenientes de la sociedad capitalista y patriarcal".

Ayudar

Uno de los propósitos que se plantearon desde el inicio fue solucionar lo urgente. Por eso una de las primeras acciones de FemiMamis fue el intercambio o recirculación de distintos elementos. "A todas nos pasaba que íbamos guardando cosas que nuestres niñes ya no usaban, y no sabíamos a quién dársela", explica Erica y señala que "está buenísimo que las que tengan ropa o cosas que sus hijes ya no usen, se los den a otras para que lo aprovechen".

"Es importante para nosotras porque este grupo se formó en una situación de crisis económica que a todas nos afecta", añade Valeria. "Entonces, además de la reparación emocional, es central encontrar una reconstrucción de vínculos con amorosidad. Eso es parte de lo que intentamos, somos solidarias porque sentimos empatía y nos vemos reflejadas en las luchas del feminismo y de las disidencias sexuales. No es algo aislado sino que somos un producto de nuestro tiempo histórico".

No se quedaron en la recirculación interna: también empezaron a activar mecanismos de ayuda, como colectas. "Algunas fueron por situaciones de emergencia que nos interpelan, como la vulneración de derechos y especialmente violencia de género", afirma Valeria. Erica cuenta que una vez organizaron "una movida que estuvo rebuena" para ayudar a una chica que atravesaba una situación muy precaria "porque se tuvo que ir de su pueblo escapando de un caso de violencia de género" y estaba embarazada y con dos niños pequeños. "Le conseguimos hasta una heladera, una cocina, una garrafa" y se las llevaron hasta la casa, cuenta orgullosa.

Erica valora mucho estas acciones. "Están buenísimas porque además de contenernos entre nosotras y de apoyarnos en la maternidad, que siempre es complicado, también nos unimos para ayudar a otras que están en una situación más vulnerable".

Las colectas continúan regularmente y a demanda de quien lo necesite, no sólo desde la fanpage de FemiMamis, sino también desde otros espacios. El mecanismo es más o menos así: una mujer publica en un grupo multitudinario de Facebook, de esos de compra-venta que pululan en la red social, un pedido de ayuda para poder vestir a su hija. Alguien etiqueta a las FemiMamis y se activa el principio de la solución: enseguida llegan los comentarios, las respuestas, la solidaridad. Ese proceso se repite cada vez que se menciona a este grupo de mujeres, porque su espíritu es activar, pasar a la acción, llevar soluciones. Por eso quizás no tienen nada parecido a una declaración de principios o a una guía de propósitos.

Otra humanidad

"Femimamis no tiene un objetivo específico, sino varios mini objetivos que se van planteando sobre la marcha. Tampoco es que hay algo escrito, ni un organigrama, ni un listado de cosas que queremos o debemos hacer", afirma Erica.

Una vez confeccionaron muñecos de tela y los llevaron al Hospital San Roque para niñes que estaban internados ahí. También organizaron una fiesta de Hallowen en la casa de una de ellas, "para que les niñes se conozcan".

Además, empezaron a organizarse para participar de distintas acciones convocadas desde el movimiento feminista, como los pañuelazos a favor del derecho al aborto legal y la marcha del orgullo disidente. "Asistimos a algunas actividades con hijes y otras no. Tratamos de construir un espacio seguro para nosotras y elles", asegura Valeria. El 8M marcharon juntas, con hijes y con bandera propia.

"La organización la hacemos por el grupo de whatsapp y los planteamientos más políticos los vamos armando a medida. No tenemos una especificidad muy marcada respecto a qué o cuáles objetivos engloba FemiMamis. Vamos viendo dependiendo de la necesidad", apunta Erica.

Valeria hace énfasis en que fue la "aparente contradicción de maternar en una sociedad que rechaza al feminismo", la que las llevó a conformar este nuevo espacio, donde pueden pensar y experimentar nuevas formas de criar, más amables, más inclusivas y respetuosas, más sanas y empáticas. Para que, finalmente, lleguemos a ser otra humanidad.

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Maternar en manada
Unas 20 mujeres, todas madres y feministas, empezaron a reunirse en octubre de 2018 con la idea de ayudarse mutuamente. Se nombraron FemiMamis. Desde entonces comparten experiencias y rondas de mates, organizan colectas, recirculan elementos e intercambian consejos. Y proponen otra forma de crianza: amorosa y libre de imposiciones.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...