Telaraña | eriodismo narrativo
viernes 21 de septiembre de 2018 | 22:37

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Discursos anti-derechos ponen en riesgo los espacios de Educación Sexual Integral
Volver...
martes 11 de septiembre de 2018
Los sectores reaccionarios van en contra ahora de la Educación Sexual Integral. Con una campaña denominada “Con mi hijo no” se expresan en contra de lo que en el debate por la legalización del aborto señalaban como indispensable: la educación.
Imprimir

Sandra Miguez

Si bien la ley 26.150 considera la necesidad de aplicar la educación sexual integral en los establecimientos educativos –una ley que fue sancionada en 2006- el desarrollo de estos espacios de reflexión es irregular y depende de la voluntad de docentes y autoridades en cada escuela.

"Es muy segmentanda su implementación", señaló Martina Kaplan, una de las educadoras integrantes de la Red de Educadores en Entre Ríos, en el programa Y de repente la noche por Radio Uner Paraná

La educación sexual integral permite reconocer los derechos de niñas, niños y adolescentes, pero la reaparición discursos antiderechos pone en riesgo el desarrollo de estos espacios en la educación formal.

En Entre Ríos existe el Programa de Educación Sexual Escolar, dependiente de la Coordinación de Políticas Transversales, Dirección de Educación, que se enmarca en la Ley Nº 26.206 de Educación Nacional, Ley N° 9.890 de Educación Provincial y en la Ley Nº 26.150 de Educación Sexual Integral.

Según el sitio oficial del Consejo General de Educación, el programa “ha centrado su trabajo en promover la formación sexual integral desde una perspectiva transversal, su vinculación desde aspectos socio pedagógicos hacia el interior de las escuelas y su relación con las características reales y propias de los sujetos de los distintos niveles y modalidades. Su trayectoria incluye formación docente, asistencias técnicas, producción de materiales y acciones conjuntas con otras dependencias del CGE, organismos gubernamentales, de la sociedad civil e interministeriales”.

No obstante existen serias dificultades para su instrumentación, y depende arbitrariamente de la voluntad de las autoridades de cada establecimiento educativo. Así lo indican las y los educadores sexuales quienes vienen señalando la dificultad para sostener año tras año este programa.

“Con el debate del aborto vemos una reacción, y muchas de las personas que se manifestaron en contra decían que era necesario profundizar en la educación sexual integral pero quienes sostienen esos discursos son anti-derechos, lo dijeron en ese momento para justificar su voto en contra del proyecto de legalización del aborto, pero no han hecho ni harán nada para implementar la Educación Sexual Integral (ESI)”, dijo Kaplan.

“La implementación de la ESI es muy fragmentada porque no es realmente obligatoria y las instituciones tienen la libertad de adaptarla a su ideario —como dice la ley 26.150— y entonces queda sujeto a las voluntades de quienes son sus directivos, por lo cual son muy pocas las instituciones que conociendo la ley dedican sus espacios a talleres específicos que es donde nosotras trabajamos”, explicó la educadora sexual quien además advirtió sobre la precariedad de esos espacios toda vez que aparecen este tipo de discursos antiderechos.

Los proyectos de educación sexual duran un año y todos los años quienes están al frente de dichos espacios deben revalidarlos. “Estamos en pocas escuelas y en esas escuelas tampoco estamos en una situación de mucha seguridad”, sostuvo Kaplan para con ello poner sobre la mesa la necesidad de considerar a la educación sexual integral desde una perspectiva de derechos, sobre todo en este caso de niñas, niños y adolescentes, e incluirla en la curricula.

“Hay denominadores comunes en varias situaciones que hemos atravesado en donde aparecen estos sectores reaccionarios o antiderechos. Pensamos que tiene que ver con la incidencia de la Iglesia Católica y de las Evangélicas, que lo que buscan es intentar instalar que nosotras trabajamos sobre una ‘ideología de género’, o que trabajamos en un discurso feminista para que se legalice el aborto, generando mucha confusión sobre el tema”, consideró Kaplan, por lo cual ahora están trabajando en un encuentro con las familias, que les permita explicar el trabajo que realizan desde un sustento científico y desterrar algunos temores que provienen desde el desconocimiento.


Ilustración de la nota: Gustavo Damiani.

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Discursos anti-derechos ponen en riesgo los espacios de Educación Sexual Integral
Los sectores reaccionarios van en contra ahora de la Educación Sexual Integral. Con una campaña denominada “Con mi hijo no” se expresan en contra de lo que en el debate por la legalización del aborto señalaban como indispensable: la educación.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...