Telaraña | eriodismo narrativo
viernes 20 de julio de 2018 | 11:13

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Putas todas
Volver...
miércoles 24 de febrero de 2016
Una pintada anónima, un insulto. Los cobardes reaccionarios de siempre, que actúan en la clandestinidad, que agravian a personas que sí dan la cara y el nombre, que ponen el cuerpo. Un insulto y una reacción: si tocan a una, tocan a todas. Karime puta, putas todas.
Imprimir

Silvina Mernes

Como agravio es bastante zonzo y hasta gracioso. Pero es más que un insulto. Es una forma de amedrentar. Es una amenaza. Dice “sabemos dónde trabajás” y quizás “en cualquier momento te podemos ir a buscar”. Y, para peor, como fue escrito en el frente de un edificio donde funciona una oficina pública, además dice: “Nos sentimos impunes en nuestro accionar”.

Pero, y fundamentalmente, el mensaje de fondo sigue siendo el mismo: “No somos más que un puñado de cobardes cagones que no nos animamos a dar la cara”.

“Karime puta” se leía este martes 23 de febrero por la mañana en la persiana de la Dirección General de Personal, dependiente del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas del Gobierno de Entre Ríos, ubicada en calle Colón, casi Corrientes. Pleno centro de Paraná. En esa oficina trabaja Karime Kandalaft, reconocida militante feminista de la ciudad, integrante de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Entre Ríos y una de las caras más visibles de innumerables actividades a favor de la interrupción legal del embarazo.

No resulta extraño que sea ella la favorecida por el grafiti malintencionado. De hecho, no es la primera vez que recibe ofensas de esa naturaleza. En diciembre de 2013 se divulgó un video donde una persona con la voz distorsionada y una capucha ocultándole la cara, escrachaba a Karime y otras feministas y las tildaba de “asesinas”. También ha recibido amenazas en forma privada, a través del chat de la red social Facebook. Y hace muy pocos días, mediante un texto publicado en la página web de un grupo denominado Argentinos Alertas, la activista fue escrachada, con foto y todo, por organizar la “Peña verde”, un evento cultural que buscaba recaudar fondos para la Plenaria de la Campaña por el Aborto Legal, que se desarrollará en Paraná del 4 al 6 de marzo. 

Y ahora el “Karime puta”, que duró poco gracias a que los compañeros de trabajo de la feminista compraron un aerosol negro y cubrieron la torpe ofensa.

 

…………

 

Las reacciones no demoraron. “Ante la pintada intimidatoria a nuestra compañera feminista Karime en su lugar de trabajo, desde Juntas y a la Izquierda Entre Ríos denunciamos este hecho y advertimos que, ante el acoso constante de fanáticos ultraderechistas por distintos medios, nuestra organización acompaña la lucha de Karime y llamamos a las autoridades competentes a la investigación urgente de estos hechos. Hacemos responsables al Estado provincial por la seguridad de nuestra compañera y advertimos que al no haber garantías nuestra organización se declara en estado de alerta ante los reiterados ataques”.

También el Foro de Diversidad Sexual de Entre Ríos (Diverser) se manifestó públicamente. “Nos solidarizamos con la compañera feminista Karime, por las pintadas intimidatorias que grupos antiderechos realizaron en su lugar de trabajo, repudiamos el acoso y las agresiones a nuestra compañera a través de las redes sociales. La derecha avanza, con total impunidad en nuestro país. Hace unos días el local del Partido Comunista en Paraná sufría pintadas con simbología nazi, que nos remontan a épocas oscuras de nuestra historia. Tenemos que estar alertas, más unidxs que nunca, protegernos y cuidarnos. Exigimos se investiguen estos hechos y no queden impune. ¡No Pasarán! ¡No nos Callarán!”

Por su parte, el Foro contra la violencia patriarcal y heteronormativa, integrado por organizaciones sociales de Paraná, repudió “la pintada en el trabajo de la compañera feminista Karime Kandalaft” y exigió “el inmediato cese de la persecución y la violencia contra Karime y cualquier activista”. “Cuando tocan a una tocan a todas, por lo que permaneceremos alertas a la investigación de los hechos; como así también a las condiciones de seguridad personal y política de la compañera. ¡Todas una y una todas!”

La Red de Alerta de Entre Ríos se sumó al rechazo. “Repudiamos estos actos violentos y misóginos, hacia Compañeras de espacios que compartimos. Actos de tamaña violencia institucional y persecución son propios de las épocas más oscuras en nuestro país”. Al mismo tiempo, la entidad expresó su solidaridad y exigió el inmediato cese de “todo tipo de persecución, de aprietes y de criminalización de la protesta social para ella y todas las compañeras que militamos en la defensa de los derechos de las mujeres”. Reclamó el “urgente esclarecimiento” del hecho y pidió “que no quede en el olvido de los archivos judiciales como siempre nos ha ocurrido cuando se trata de atentados a activistas o dirigentes sociales, gremiales”.

Del mismo modo se expresó la Red Internacional de Periodismo con Visión de Género en Argentina. “Quienes integramos la Red repudiamos enérgicamente las pintadas contra la compañera Karime Kandalaft, que fueran realizadas en su lugar de trabajo, y que a través de una palabra de alto estigma social, moral y psicológico, pretende seguir ‘disciplinando’ a las mujeres. Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a la compañera, a la vez que exigimos a las autoridades que investiguen y sancionen el hecho y se identifique a los responsables”.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en tanto, hizo público su “su más enérgico repudio a las agresiones anónimas” sufridas por Karime. Recordó que el 19 de febrero la feminista fue “agraviada públicamente en el portal www.argentinosalerta.org, señalando dónde se desempeña laboralmente” y señaló que “el 23 en su lugar de trabajo”. “Ataques como estos se vienen desarrollando en la ciudad desde hace un tiempo”, advirtió y opinó que “no resulta extraño que los blancos elegidos sean a organismos o compañeras/os que vienen desarrollando un trabajo sostenido en función de la defensa de los derechos humanos”. “Acciones como éstas constituyen claramente un acto de incitación al odio basado en género y religioso, consideramos necesario que los organismos competentes se avoquen a investigar estos hechos e identificar a las personas responsables que, con el pretexto de expresar una opinión, no hacen más que renovar los mecanismos que históricamente llevaron al patriarcado a justificar relaciones jerarquizadas de desigualdad entre las personas”, finalizó.

 

………….

 

No son nuevas las pintadas anónimas de grupos antiderechos en Paraná. Las sucesivas agresiones al mural “Derecho a decidir”, ubicado en la esquina de La Rioja y Urquiza, en un espacio cedido por la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), es un ejemplo. En 2012 la Cámara de Diputados de la provincia aprobó por unanimidad una resolución en repudio a los reiterados ataques, en un intento para frenarlos. En 2014 se buscó dar protección al mural, de la mano del diputado Pablo Mendoza (FpV), que entendía que a los responsables de las agresiones les cabría la acusación por daño a la propiedad en un edificio público. Pero finalmente no prosperó.

Otra muestra son los grafitis pintados el año pasado en las paredes y la vereda del Hospital Materno Infantil San Roque. “Acá se aborta”, “No aborto” y los nombres de algunos médicos del nosocomio junto a la palabra “asesinos”.

Hace unos días también apareció una pintada nazi en el local del Partido Comunista de Paraná: una cruz esvástica. Ningún grupo o persona se hizo cargo de esta acción. En cambio, a las pintadas en el San Roque y a la última agresión al mural se las adjudicó un grupo denominado Martillo de Herejes, en cuyo perfil de Facebook reivindica la Inquisición, exalta al dictador Francisco Franco y finaliza sus posteos con la siguiente leyenda: “¡¡¡Viva cristo rey!!! ¡¡¡Viva la santa iglesia católica!!!”. Y si bien en alguna oportunidad el canal local hizo una entrevista telefónica a uno de sus integrantes, nunca dio a conocer su nombre ni los de los demás miembros y su voz estaba intencionalmente distorsionada.


Frente a la incomodidad y el riesgo de actuar a cara descubierta y poner el cuerpo, tal como lo hace Karime y decenas de militantes feministas de la ciudad, los fanáticos antiderechos se escudan en las sombras. Pintan de noche. Distorsionan sus voces. Tapan sus caras como el ku klux klan. Se esconden siempre, cual cobardes que son.

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Putas todas
Una pintada anónima, un insulto. Los cobardes reaccionarios de siempre, que actúan en la clandestinidad, que agravian a personas que sí dan la cara y el nombre, que ponen el cuerpo. Un insulto y una reacción: si tocan a una, tocan a todas. Karime puta, putas todas.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...
La pintada en la persiana de la oficina pública donde trabaja Karime La pintada en la persiana de la oficina pública donde trabaja Karime
Los compañeros de Karime taparon el agravio Los compañeros de Karime taparon el agravio