Telaraña | eriodismo narrativo
jueves 23 de noviembre de 2017 | 20:54

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
¡Abran cancha!
Volver...
martes 22 de diciembre de 2015
De FM De La Nuca a Radio Barriletes. En plena década de resistencias a la aplicación de políticas definidas en el “Consenso de Washington”, en un rincón de Paraná nacía una experiencia de comunicación comunitaria desde el corazón del Hospital Roballos.
Imprimir

Revista Barriletes

Corrían los años 90 y la idea loca los perseguía. Locura por hacer, locura por decir, locura por inventar universos imaginarios en un lugar especial. El hoy Hospital Escuela de Salud Mental de Paraná, antes llamado Hospital Dr. Antonio L. Roballos fue testigo y hogar de Fm De la Nuca, una radio destinada a abrir surcos en el éter y perdurar en la memoria. Y con la memoria nos reencontramos una tarde de radio, a través del relato de integrantes de aquella legendaria experiencia, animales de radio que inundaron el aire de emociones compartidas: Ricardo Bazán, Sergio Izza, Daniel Camiolo, Omar Bordato, pioneros y hacedores de esta historia.

FM de la Nuca, un horizonte más que un pasado, una experiencia que traspasó los muros y las fronteras culturales e institucionales.

En plena década de resistencias a la aplicación de políticas definidas en el “Consenso de Washington”, con achicamiento de los Estados, privatizaciones, precarización de las relaciones de trabajo y despidos masivos, liberalización de la economía, apertura de las fronteras a las importaciones y supremacía del mercado, en un rincón de Paraná, nacía una experiencia de comunicación comunitaria desde el corazón del Hospital Roballos.

Algo nuevo estaba pasando en Argentina. Las radios populares y comunitarias fueron parte de este proceso, emergieron poco a poco, como pequeñas voces imbricadas en comunidades y organizaciones que añoraban volver a respirar democracia, comunicación, igualdad. Una de las primeras experiencias en comunicación comunitaria en nuestra ciudad fue FM de la Nuca, desafiando muros, las reglas del mercado y el individualismo del “no te metás”. Una revolución que marcó la historia de la comunicación comunitaria en Paraná. Pioneros en habitar-tomar el espacio público en tanto escenario de acción política, la condición de visibilidad hace del espacio de lo público el lugar donde la sociedad se advierte a sí misma en tanto tal, y donde por lo mismo se encuentra en condiciones de elaborar los términos de su propia, cotidiana, autorrepresentación. En el espacio de visibilidad y solo en él, se construyen las condiciones para la reflexibidad social; los sujetos se constituyen como sujetos políticos, es decir, sujetos de intervención (Sergio Caletti, 2007).

Ricardo cursaba en la Universidad Popular de Elio Leyes cuando un día se enteró que se iniciaba un proyecto de radio en el Hospital Roballos, y se fue como tiro a conocerla. Se contactó con Daniel, y a la semana nomás comenzó con su programa de radio sobre cooperativismo en épocas difíciles. De ahí en adelante condujo el programa “Cooperando”. Primera emisión: 3 de junio de 1994.

- Los primeros programas duraban 15 minutos y luego fueron extendiéndose a 30. La experiencia De la Nuca siguió en el año 1995 desde FM Sur que trasmitíamos desde una casa de familia en construcción en el barrio San Agustín, y en el año 1999 hice el programa desde FM. Vincent – cuanta Bazán (Revista Sin Chaleco – Marzo 2009).

Sergio Izza, médico psiquiatra, en ese momento era parte de staff de profesionales del Hospital Roballos y uno de los que alentó esta experiencia radial en la que se incorporó con su programa “Desde el tablón”:

- Yo he sido un fanático de la radio desde pibe, he crecido al lado de la radio, siempre me fascinó ese mundo. Hablar de tener una FM era hablar de tener un cazabombardero. Yo tenía ya una amistad con el Dani, luego con Ricardo, con el Ruso (me crié con él). Lo primero es que todo era una diversión, donde había que preparar, trabajar, ser respetuosos con todos. Yo tenía un programa de fútbol y tango a media mañana junto a un personaje y amigo entrañable, ex jugador de fútbol, y bromeábamos; había una audiencia local porque en medio de la información le poníamos algún condimento, algún “chimichurri” a algún empleado del hospital, a quien ya habíamos preparado para la broma, entonces El programa que yo hacía era “Desde el tablón” que arrancaba con “Queja de Bandoneón” de Aníbal Troilo.

-¿Cómo comenzó esta historia?

-Daniel Camiolo: Comenzó dentro del Hospital, a consecuencia del trabajo que hacíamos desde ahí, en mi caso yo estaba en contacto con mucha gente de todos los sectores de la institución, desde el Área de Trabajo Social en ese momento (posteriormente creamos el Área de Comunicación Social) Entonces esto me daba la posibilidad de conocer a compañeros de otros sectores, así como a los de Mantenimiento, quienes además de hacerse cargo de su trabajo técnico también aportaban desde sus otros saberes, que quizás la institución no se los exigía pero contaba con ellos. Así fue el caso del compañero Oscar Bordato “el ruso” (el ruso de Camel, le decíamos) un personaje divino; el tipo sabía un montón de la parte técnica de cómo hacer una radio, cómo soldar un transistor, cómo levantar una antena, qué cable lleva este micrófono, dónde se pone el micrófono. Y el ruso era un tipo muy emprendedor, le ponía una polenta impresionante a su trabajo, y ahí empezamos a congeniar, a mí me gustaba la comunicación, a él le gustaban los cables y la radio.

-¿Qué motivó la idea construir una radio propia?

-D.C: La idea era hacer una radio desde dentro del Hospital, porque ya veníamos trabajando también en forma comunitaria junto al barrio como modo de abordar la salud mental, esa fue la perspectiva de nuestro trabajo. La comunicación, la radio, nos ayudaba a plasmar esa estrategia de integrar el afuera y el adentro del Hospital. Nosotros hicimos la radio desde el Hospital y por ejemplo Ricardo Bazán se sumó como miembro de la comunidad como cualquier vecino, eso era lo que pretendíamos. Nosotros veíamos muy necesario este vínculo con el afuera, el salir de la institución y concretar esto de “las puertas abiertas”, criterio que se cuestionaba en ese momento, pero para nosotros era lo más saludable.

Traspasamos los límites”

De pronto, estando al aire, hacen señas desde la cabina de controles avisando que había un llamado telefónico (no previsto)

-Hola... hola

-Si, aquí estoy, Omar habla —dijo emocionado el mismísimo Omar Bordato, el ruso, comunicándose desde Buenos Aires—.

-¡Cómo estás ruso! —ataja Sergio Izza ya con lágrimas en los ojos—.

-Uhhh... muy emocionado (se ríe) pucha me llegaron los años... un gustazo poder hablar con ustedes, con el Turco, con Daniel, y un abrazo grande al amigo Bazán, con quienes pasamos muy lindos momentos

-...el científico loco te decíamos —dice Daniel—.

-Fue un juego que jugamos de grandes —contesta Omar— y un sueño que logramos hacer entre muchos. Yo tenía alguna idea de cómo hacer un transmisor, pero de allí a construir una radio no sabía nada, al encontrarte a vos Daniel, a Sergio, y mucha gente más logramos concretarlo. Es sumamente emocionante para mí, recordarlo.

-¿Cómo se hace una radio desde una institución del Estado como lo es un hospital neuropsiquiátrico?

-D.C: yo estudiaba Comunicación Social y me acuerdo que me asesoré en la Facultad de Ciencias de la Educación con el profesor Toff (Psicólogo Social), con el docente Vicente Zito Lema, viajé a Rosario para saber cómo empezar. Con esas influencias, la única alternativa que teníamos de hacer radio fue en aquella institución en que no se tenía previsto algo similar. De pronto apareció el saber de Omar, quien empezó a idear caseramente el transmisor.

-Omar: en ese tiempo no había tantas radio como ahora, por lo que le propuse a Daniel hacer una radio de poca señal, y Daniel creía que yo estaba loco, y un día lo invité a tomar unos mates a casa y armé ahí nomás un transmisor con unos alambrecitos y una pequeña antena, y le conté que con ese artefacto podíamos hacer radio desde el Hospital, tenía un alcance de 1 km aproximadamente.

-Sergio Izza: también Omar era buen calculista de los vientos y qué orientación tenían porque según el viento, se escuchaba mejor en los Arenales o en la Toma Nueva, y los más osados decían que llegaba hasta detrás de la Escuela Hogar, dato que rompía todos los cálculos, y Omar decía “es el viento sur”.

-Omar (desde el teléfono): Todo cálculo se había salido de lugar, ya que con esa altura, y esa potencia no se podía llegar más allá de 1000 metros y resulta que traspasamos los límites. Recuerdo que empezamos una campaña o colecta para pedir radios portátiles para donar a los pacientes y resulta que nos escuchaba gente cerca de calle Mitre, increíble.

-D.C:: Y para hacernos de equipamiento, resolvimos pedirles a nuestros compañeros de trabajo equipos de sonido en desuso (tocadiscos, parlantes, etc). Así es como empezamos a construir la FM De la Nuca, en una época difícil —mediados de los 90—, donde la solidaridad y el compañerismo entre trabajadores no era muy fomentada. Empezamos a recibir equipos, antenas de TV. Omar era el encargado de hacer de esos trastos viejos un transmisor y la antena.

-Omar: Recuerdo a Bazán cuando hacía su programa de Cooperativismo y yo era su operador. La radio estaba instalada en la zona en que existían los “boxes” que se le llamaban, donde luego instalamos la radio, es decir pasó de ser un espacio de “aislación” a un lugar de Comunicación. Esto para mí es un sueño cumplido, lo hicimos con muy poco dinero, poniéndole el cuerpo y con muchas ganas.

-S.I: fue una experiencia que se hizo en forma artesanal y a los ponchazos con el esfuerzo de una enorme cantidad de gente, pero sirvió para que otros tomaran la posta y se desarrollaran otro tipo de espacios. En ese momento era, más que un proyecto, un embale que teníamos de hacer radio en el medio de un hospital psiquiátrico, para comunicarnos ya no desde el punto de vista médico ni científico, sino para intercambiarnos con la barriada con la que ya veníamos trabajando desde nuestros controles de Salud ya sea las vacunas, visitas médicas, controles programa de Salud... La radio sirvió como un vehículo para trabajar con todo el barrio.

-Daniel: Nosotros con la radio aspirábamos a ser parte de los procesos de salud de los pacientes del Hospital y en la práctica eran en realidad nuestros compañeros de trabajo, ellos esperaban que los nombremos, anunciábamos el menú de cada día, colaboraban las cocineras, los trabajadores, los profesionales, técnicos y de mantenimiento. Descubrimos que dentro del Hospital había muchos artistas, por ejemplo un guitarrista que trabajaba en área mantenimiento que terminó teniendo su bloque propio, la gente pedía los temas y él los tocaba. También tenían su programa en radio De la Nuca un grupo de teatro que estaba en el Hospital. También la experiencia de Ricardo Bazán que llevó adelante su programa “Cooperando” cuyo primer programa fue un 3 de junio de 1994.

-Omar: Te acordás que junto a Mariza, proyectamos un radioteatro integrado por pacientes, que finalmente no se concretó.

-Daniel: esta experiencia a mediados de los 90, haciendo radio en un hospital, fue un acontecimiento de otra dimensión. Estaba la gente, los equipos, era una realidad.

-¿Los pacientes del Hospital se integraban a la radio?

-Sergio: Si. Imaginate que era un lugar accesible para todos, en un espacio donde antes estaban los “boxes de aislamiento” a eso lo transformamos en un área de Terapia Ocupacional y en un rincón instalamos la radio, estaba todo abierto, es decir todo aquel que quería ingresar a la radio, lo hacía.

La voz de Camiolo resurge de la cinta de cassette anunciando el primer programa conducido por Ricardo Bazán “Cooperando”, quien toma la palabra para presentarse en aquella mañana del 3 de junio de 1994. Animales de radio que inundaron el aire de Barriletes esta tarde...”desde el Norte de Paraná, Capital de la Provincia de Entre Ríos transmite la 105.7 De la Nuca FM” decía el sello institucional con la voz de Sergio Izza.

-Omar: de pronto estábamos jugando a hacer radio y descubrimos que podíamos colaborar con los procesos de nuestros queridos pacientes con quienes compartíamos los días de trabajo, eran parte de nuestra familia.

-Sergio: el inicio de De la Nuca fue a pulmón, y a los ponchazos, marcó hasta a aquellos que no quieren ver que existieron experiencias anteriores. Recuerdo que participamos en uno de los primeros encuentros de Comunicación Comunitaria que se hizo en la Sala Mayo, esa experiencia sigue vigente, otros luego tomaron la posta.

-Daniel: siempre cerré el programa de FM De la Nuca con la frase: “Otra comunicación es posible”, el propio nombre de la radio tiene una fuerza simbólica, lo puso un compañero en una creación colectiva que realizamos para ponerle un nombre a la radio y largó su propuesta “De la Nuca” y ahí quedó.

La potencia de la comunicación

El aire de Barriletes se sumó a la hinchada de aquella patriada de “locos” que superó distancias culturales y sociales, que hoy es un farol para los que apuestan a transformar la realidad desde la comunicación, la palabra, la política como herramienta para disponer el cuerpo y construir ese encuentro sólido entre el deseo de mejorar el mundo y habitar el territorio comunitario con nuevas perspectivas.

-Sergio: mi mensaje es hacer lo que a uno le gusta a pesar de las limitaciones y dificultades, si de salud mental hablamos, hay que estimular eso que nos gusta hacer, esos momentos que salen del corazón, “el corazón tiene razones que la razón misma no comprende” como dice Pascal.

-Omar: “No hay fronteras para los sueños” solo hay que proponerselo.

-Daniel: Pensándolo bien, la historia de De la Nuca continúa hasta hoy, por ejemplo Ricardo, sigue haciendo su programa en Barriletes; Octavio Halle también nuestro compañero continuó haciendo comunicación sobre medioambiente, hizo sus primeras armas con nosotros en otras iniciativas que teníamos. Yo quiero agradecer a la gente de Barriletes, pasamos un momento emocionante. La experiencia de radio “La Bisagra” también es la continuidad de esta historia de De la Nuca – Laura Lavatelli y Mauro Giecco- que hacen con mucha pasión, trabajo y a pulmón, mano a mano con los compañeros que asisten al Hospital Escuela de Salud Mental, continuaron el camino de la comunicación desde dentro de la institución a partir del mojón de FM De la Nuca.

-Ricardo: en lo personal cuando yo iba a la radio, veía a las personas que quizás se encontraba en situación crítica, como me pasó a mí, la radio me salvó.

La comunicación como modo de resistencia y transformación de las lógicas institucionales, sociales y culturales, atravesando muros y fronteras entre la salud y la enfermedad, consiste en el hecho político de decir lo que se piensa, lo que sueña, lo que se nombra con cariño, lo que se abraza junto a otro, al ir al encuentro de nuevos sentidos en un espacio público que antes era aislamiento y represión. La comunicación atraviesa la totalidad de la experiencia social, representa el espacio donde cada quien pone en juego su posibilidad de construirse con otros (Mata 1994), adquiere una dimensión política al constituirse como espacio de puesta en común de significaciones sociales en un campo tan complejo como el de salud mental y los estigmas de un psiquiátrico. Nuevos modos de intervención, nueva trama desde el corazón de un hospital, que rompió barreras y vehiculizó situaciones de cambio que marcaron el rumbo de muchas vidas.

¡Abran cancha!... FM de la Nuca... está aquí...


Fuentes consultadas:

-Revista Sin Chaleco -Hospital Escuela Salud Mental – Marzo 2009

-Caletti, Sergio - “Repensar el espacio de lo público. Un esbozo histórico para situar las relaciones entre medios, política y cultura”. - Boletín de la Biblioteca del Congreso de la Nación – Edición N| 123 – Medios y Comunicación - Buenos Aires -

-Gerbaldo, Judit y otros – Todas las voces todos – Ediciones FARCO- 2010

-Aler- Un camino a recorrer- Proyecto político comunicativo de la radio popular Latinoamericana- 2008

-Mata, Ma. Cristina (1994) -Nociones para pensar la comunicación y la cultura masiva – Buenos Aires – Centro de Comunicación Educativa La Crujía

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
¡Abran cancha!
De FM De La Nuca a Radio Barriletes. En plena década de resistencias a la aplicación de políticas definidas en el “Consenso de Washington”, en un rincón de Paraná nacía una experiencia de comunicación comunitaria desde el corazón del Hospital Roballos.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...