Telaraña | eriodismo narrativo
jueves 23 de noviembre de 2017 | 20:47

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
El derecho a decir que no
Volver...
miércoles 02 de diciembre de 2015
La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a nuevos derechos para los trabajadores de prensa, entre los cuales se encuentra la cláusula de conciencia: la posibilidad de no decir lo que se no quiere decir.
Imprimir

El pasado jueves 26 de noviembre, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó el proyecto enviado por las Comisiones de Legislación del Trabajo, de Comunicaciones e Informática y de Libertad de Expresión para modificar el Estatuto del Periodista Profesional, Ley Nº 12.908. Los cambios abarcan a los artículos 38 y 39 inciso d, y se incorpora el artículo 38 bis, para garantizar la protección de conciencia para los periodistas.

La reforma permite a los trabajadores de prensa no suscribir opiniones o informaciones del medio de comunicación en el que se desempeña, cuando no esté de acuerdo con su contenido. La reforma del artículo 38 establece que “los periodistas profesionales podrán negarse, motivadamente, a participar en la elaboración y/o difusión de contenidos contrarios a sus convicciones o que ofendan sus principios éticos o morales, sin que ello pueda suponer sanción o perjuicio alguno”. Asimismo podrán solicitar ser relevados de la obligación de firmar la autoría de un contenido cuyo sentido editorial haya sido modificado notablemente o ponga en riesgo su integridad física o moral.

Además, si un cambio de línea editorial o el contenido de determinados artículos violente gravemente la conciencia de no menos del 10 % de los periodistas en una empresa, éstos podrán exigir la difusión en el mismo medio de su posición crítica sobre la cuestión.

En el mismo sentido, la incorporación del artículo 38 bis otorga a estos trabajadores una herramienta de defensa del nuevo contenido de la “cláusula de conciencia”, en tanto le da la posibilidad de considerarse despedido indirectamente (accediendo a todos los beneficios indemnizatorios establecidos por ley) cuando el empleador obstruya, viole o impida el goce del derecho otorgado por el nuevo texto, se lee en el blog del Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (Setpyc).

Finalmente, para amalgamar el texto histórico del Estatuto a esta nueva proyección de la actividad, la modificación reconfigura la causal de despido del artículo 39 inciso d, exponiendo como excepción a su aplicación el incumplimiento de órdenes en vista del goce de las facultades otorgadas por la nueva cláusula de conciencia.

Por otra parte, el proyecto aprobado en la Cámara baja actualiza los ámbitos de aplicación de la ley, incorporando a sus protecciones a los trabajadores de las empresas periodísticas digitales, y como colaboradores permanentes, a aquellos que trabajen en tareas periodísticas respecto de ediciones de información en línea y producciones audiovisuales.

Demanda prolongada

La cláusula de conciencia es un antiguo reclamo de los gremios de prensa. En 2012, Telaraña dio cuenta de los debates que ya por entonces se suscitaban en torno a esta demanda. María Ana Mandakovic, de la Federación de Trabajadores de la Comunicación y la Cultura (Fetracom-CTA), decía que la norma debe ser acompañada por políticas que garanticen su cumplimiento: “Debería haber políticas públicas de control de los medios, que protejan la libertad sindical. Porque si hoy no podés hacer una asamblea en tu lugar de trabajo, ¿cómo vas a garantizar que el trabajador pueda pedir la cláusula de conciencia? Si ni siquiera tiene libertad para elegir delegado...”.

“Si el Estatuto garantiza una jornada laboral de seis horas y laburás nueve, algo está mal. Las leyes pueden ser bárbaras, pero si no está presente el Estado, no sirven de nada”, agregaba.

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
El derecho a decir que no
La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a nuevos derechos para los trabajadores de prensa, entre los cuales se encuentra la cláusula de conciencia: la posibilidad de no decir lo que se no quiere decir.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...