Telaraña | eriodismo narrativo
martes 26 de septiembre de 2017 | 07:52

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Con las banderas en alto
Volver...
viernes 18 de septiembre de 2015
Hermanados en la lucha por el Juicio y Castigo, los estudiantes desaparecidos en la Noche de los Lápices fueron recordados en la plaza Sáenz Peña. Los Cafres coronaron una jornada en la que también se exigió celeridad en las causas de lesa que tramitan en Paraná, ante la demora inexplicable, insoportable e insultante de la Justicia Federal.
Imprimir

Gisela Romero
Los primeros jóvenes empiezan a llegar pasadas las 16. Doblan por calle Villaguay, caminan por Enrique Carbó, avanzan desde Illia. Uno, dos, en grupo, todos confluyen a metros del escenario, que se levanta a escasos pasos de calle Yrigoyen. Toman los bancos, los espacios verdes, los caminitos. El mate, pronto, circula de mano en mano. Después será la cerveza. Los rostros de los detenidos desaparecidos de Entre Ríos flamean desde los parantes que sostienen la estructura desde donde, minutos después, se agitará la memoria. 
—Eran muchos, comenta en voz alta uno de los músicos de la Capital. 
—Y eran demasiado jóvenes, responde una militante de H.I.J.O.S.
El recién llegado se regala una mirada general y eleva rápidito el tono para esconder la congoja.
—Vamos a llenar la Plaza Sáenz Peña de alegría.  


Este 16 de setiembre el sol venció el agorero pronóstico. Con el correr de las horas, los organizadores fueron respirando. Es que trabajaron más de un mes para hacer posible el festival homenaje a 39 años de la Noche de los Lápices. Cada miércoles, desde mediados de agosto, la Casa de la Costa fue el lugar elegido por los militantes de la Multisectorial de Derechos Humanos junto a  los compañeros de la Federación de Estudiantes Secundarios de Paraná y Unidos y Organizados Secundarios para encontrarse e ir definiendo los detalles para este acontecimiento. De esas reuniones surgió desde la logística hasta los lineamientos que tendría el documento principal de la convocatoria.   


“Presentes, ahora y siempre, nuestros compañeros asesinados y desaparecidos en la Noche de los Lápices, militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios secuestrados el 16 de septiembre de 1976 por los grupos de tareas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército Argentino”. Los jóvenes y no tanto se amontonan de a cientos frente al escenario y en los alrededores. La oscuridad gana en la plaza. Nadie se mueve. Reunidos, atentos, escuchan cada palabra leída por cuatro integrantes de la Federación de Estudiantes Secundarios. 

“En el documento del 16 de septiembre del 2014 dijimos que nos encontrábamos en la recta final de la mega causa conocida como Área Paraná y todavía no se ha dictado sentencia. Volvemos a exigir celeridad para que antes de que termine el 2015, los genocidas Jorge Humberto Appiani, José Anselmo Appelhans, Cosme Ignacio Marino Demonte, Hugo Mario Moyano, Alberto Rivas, Oscar Ramón Obaid y Rosa Susana Bidinost sean condenados por los delitos de lesa humanidad cometidos contra 52 compañeras y compañeros de la costa del Paraná. De esta causa se desprenden otras que también tramitan con una demora inexplicable/insoportable/insultante, en ellas también exigimos que el Poder Judicial clausure las investigaciones que llevan casi 30 años desde sus inicios, y 11 desde su reapertura, y dicte sentencia definitivamente —exigen las organizaciones—. Ya no hay tiempo ni espacio para la impunidad. Es tiempo de que en Paraná, la Justicia actúe con la determinación que demanda la hora histórica y de una vez por todas merezca acabadamente su nombre”.

“En nuestro país hemos encontrado a 117 nietos, gracias a la búsqueda incansable de los Organismos de Derechos Humanos y a las políticas de identidad del Estado nacional —repasan en el documento—. Aquí, en nuestra ciudad, los médicos civiles que hicieron un aporte criminal en la apropiación de Sabrina Gullino, quien restituyó su identidad en 2008, y su hermano mellizo han sido imputados y esperamos que sean condenados por ello. El jefe del Instituto Privado de Pediatría, Miguel Torrealday, se encuentra procesado por ocultar a los hijos de Raquel Negro y Tulio Valenzuela. Los médicos Jorge Rossi y David Vainstub están imputados por los mismos delitos y estamos esperando su procesamiento. A ellos y a todos reclamamos que rompan el pacto de silencio con los genocidas y aporten datos sobre el paradero del hermano mellizo de Sabrina, quien salió de su institución el 27 de marzo de 1978 con destino incierto, y todavía lo estamos buscamos”.

Desde el tumulto, un grito que suena a ruego pide: “Aparecé Melli, te estamos esperando”. Los aplausos se multiplican, los dedos en V también. Desde el micrófono, el texto parece contestar al exhorto: “Por eso estamos aquí, con las banderas en alto, flameando alegremente por la memoria de los 30.000 compañeros desaparecidos, nuestras Madres y Abuelas, nuestros compañeros y compañeras sobrevivientes, los nietos restituidos y los casi 400 que nos restan encontrar”. Entonces, Maria Gabriela Medina de la Corriente Peronista Descamisados desparrama en alarido: “30.000 compañeros detenidos y desaparecidos. Presentes. Ahora y siempre. Ahora y siempre. Ahora y siempre”. 


Hacia las 23:30 de este jueves resuenan en el aire las melodías que regalaron Los Cafres, Tocáyo Te Sigo, el Sexteto y Grupo de Percusión de la Orquesta Infanto-Juventil del barrio San Agustín, BIs Macana, Sin querer queriendo y Sabés que sí. Los chicos y chicas vuelven a sus casas con las líneas centrales del segundo documento en apoyo a las políticas de Estado vinculadas con la Juventud, compartido por los candidatos a concejales del Frente para la Victoria, Stefanía Cora y Matías Germano. Las banderas de La Cámpora, Descamisados, La Martín Fierro, La Jauretche, el Movimiento Evita, Unidos y Organizados, la Agrupación Peronista Vientos del Pueblo y el Partido Comunista Congreso Extraordinario, entre otras, que flamearon en lo alto a lo largo de toda la tarde se guardan hasta la próxima acción militante. 
Termina este Día Nacional de la Juventud, instituido a través de un proyecto de ley por el ex presidente Néstor Kirchner en 2006, en recuerdo de Claudio de Acha, Gustavo Calotti, María Clara Ciocchini, Pablo Díaz, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Patricia Miranda, Daniel Racero, Horacio Ungaro y Emilce Moler secuestrados durante la noche del 16 de septiembre de 1976 y días posteriores en la ciudad de La Plata.
Concluye una jornada histórica también para los Organismos de Derechos Humanos porque se cumplen 20 años de la inauguración del Monumento a la Memoria realizado por Amanda Mayor de Piérola, que recuerda a quienes circulan por la Sáenz Peña la historia de lucha de los militantes entrerrianos detenidos-desaparecidos durante el terrorismo de Estado. 
Ahí están rondando las madres. Los nombres de Clarita Fink, Carmen Germano, Pepita Goyeneche, Benjamina Sosa, Sara Sarmiento de Osuna, Mari Bianchi vuelven a ser levantados y cada una recordada, abrazada, querida. Ahí están Mario Menéndez, egresado del Colegio Don Bosco, noviando con María Luz Piérola, militando en Montoneros, desapareciendo en Rosario en 1977; el “Bicho” Fadil, estudiando en la Escuela Técnica N°3 Teniente Candelaria en la Base Aérea, siendo referente de la Agrupación de Estudiantes Secundarios en Entre Ríos, asesinado en Santa Fe; y Eduardo “Mencho” Germano, presidente del Centro de Estudiantes de La Salle, asesinado en un simulacro de atentado en el barrio de Fisherton de Rosario en 1976, volviendo en pequeños restos a Paraná en una cajita en 2014 para reencontrarse con su familia. 
Ahí, en la Sáenz Peña, queda el registro de miles de almas palpitando con música bajo las banderas de Memoria, Verdad y Justicia. Por primera vez, en muchos años, la plaza rebalsa. Ahí se siente la consigna: cuando la juventud se hace patria, la patria se hace joven. 


Fotos: Gentileza Nicolás Rigaudi-Telaraña
Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Con las banderas en alto
Hermanados en la lucha por el Juicio y Castigo, los estudiantes desaparecidos en la Noche de los Lápices fueron recordados en la plaza Sáenz Peña. Los Cafres coronaron una jornada en la que también se exigió celeridad en las causas de lesa que tramitan en Paraná, ante la demora inexplicable, insoportable e insultante de la Justicia Federal.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...