Telaraña | eriodismo narrativo
jueves 23 de noviembre de 2017 | 20:47

Informes Miradas Perfiles Imaginarios
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Murió sin saber dónde están los restos de su hijo
Volver...
miércoles 29 de julio de 2015
Falleció la madre de Elías Gorosito, desaparecido a manos de la Policía de Entre Ríos en 2002. Logró meter presos a los asesinos de su hijo, pero no saber qué hicieron con su cuerpo. Tampoco llegó a tiempo al juicio a los delincuentes de uniforme que mataron a otro de sus muchachos, en Santa Cruz.
Imprimir

Alfredo Hoffman

De madrugada, Andrea Gorosito, paranaense radicada en la Patagonia, informa de la triste noticia a través de la ventana de conversación de Facebook: “Hola Alfredo, sé que es tarde pero le quisiera pedir si usted puede hacer una nota por el fallecimiento de mi mamá”.

María Cristina Silaur falleció la noche de este martes 28 de julio en Paraná. Su partida fue inesperada y vino a sumar más dolor a una familia atravesada por la tragedia y por las heridas abiertas por la violencia policial. Cristina murió sin conocer dónde fueron ocultados los restos de su hijo Elías, desaparecido en febrero de 2002, luego de haber sido levantado por agentes de la Policía de Entre Ríos en un patrullero de la Comisaría Quinta. Tampoco pudo asistir al juicio por el asesinato de otro de sus hijos, Jonathan, víctima de crueles maltratos en una Comisaría de Las Heras, Santa Cruz, en julio de 2011.

A lo largo de sus 61 años, Cristina soportó más golpes de los que se pueden imaginar: la ruptura de sus lazos familiares, la soledad de la juventud, la pobreza; luego la pérdida de sus hijos como una maldición del destino. En la intimidad de su casa de Bajada Grande contaba sus sufrimientos, pero no daba muestras de resignación. Sufrimientos que habían empezado mucho antes de la desaparición de Elías, aún antes de que su hijo mayor, Leonel, falleciera en el hospital San Martín en 1996, cuando era custodiado por la policía y se instaló la dudosa hipótesis de un suicidio en que ella nunca creyó. Ya en esa época, y desde mucho antes, la vida la era cuesta arriba.

Al menos pudo conquistar una sentencia firme para los asesinos de Elías: los policías Lisandro Luis María Rodríguez, Diego Javier Salvador y Jesús Salvador López fueron condenados a 12 años de prisión en junio de 2012 y están presos por haber sido coautores materiales y responsables del delito de secuestro coactivo. Pero antes de eso debió soportar la absolución de los imputados en 2004 y debió llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que se admitiera a un testigo clave y se pudiera realizar un segundo juicio, el definitivo. Entonces pudo salir a la calle sin miedo a cruzarse con los asesinos y sentir la burla de la impunidad.

Ya no podrá estar presente cuando se inicie, en los próximos días, el juicio por el homicidio de Jonathan en Santa Cruz, por el cual también habrá policías en el banquillo: Ismael Salas, Carlos Humberto Velázquez y Ricardo Alvarado, acusados de torturas seguidas de muerte, en un episodio que también se intentó presentar como un suicidio.

“Fue muerte natural, sorpresiva”, dice Andrea. Y pide en medio del dolor: “Recuerde que se fue sin saber el paradero de mi hermano, lo mismo que pasó con la mamá de Fernanda Aguirre”.

Hace poco más de un año, en una charla con Telaraña, Cristina contaba que no quería morirse sin encontrar los restos de Elías, el Batata, como le decían en la familia. Contaba que él se le aparecía en sueños, que le hablaba, le decía que lo habían torturado y le mostraba el cuerpo lleno de cicatrices y moretones. No quería irse sin tener un lugar donde dejarle una flor o prenderle una vela. Porque había días que se pasaba mirando la calle; porque le parecía que en cualquier momento regresaba.  

Notas relacionadas:

Esperando a Elías

Se postergó el juicio por torturas y asesinato de Jonathan Gorosito

Compartir en Facebook



Nombre  
Email
Comentario



Comentarios:
No se han hecho comentarios aún...
Subir...
Murió sin saber dónde están los restos de su hijo
Falleció la madre de Elías Gorosito, desaparecido a manos de la Policía de Entre Ríos en 2002. Logró meter presos a los asesinos de su hijo, pero no saber qué hicieron con su cuerpo. Tampoco llegó a tiempo al juicio a los delincuentes de uniforme que mataron a otro de sus muchachos, en Santa Cruz.

Remitente  
Destinatario   email
Comentarios (opcional)  
Volver...