Telaraña | eriodismo narrativo
sábado 07 de diciembre de 2019 | 19:51

Informes Miradas Perfiles Imaginarios Nosotros
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Sobrevivientes del terrorismo de Estado se reconocen también víctimas de violencia y abusos por su condición de mujeres. Así lo han logrado expresar al dar testimonio en el juicio al genocida Atilio Ricardo Céparo.
  
Cuando Silvia Wollert desapareció, el 24 de marzo de 1977, en plena dictadura cívico-militar, Vilma tenía 13 años y vivía en Colonia Ensayo con su familia. Su hermana tenía 21 y estudiaba Trabajo Social en Paraná. Años después la menor empezó la búsqueda. Fue un "trabajito de hormiga" que encaró despacio y con muy pocos datos, que fue hilando hasta que en 1999 los restos de Silvia fueron identificados y recuperados.
  
Miles de ciudadanos marcharon este domingo por las calles de Paraná para no olvidar que hace 43 años se abrió una de las etapas más cruentas de la historia argentina, una época que no queremos repetir nunca más. Para no olvidar que son 30 mil. Y para no olvidar que a la democracia hay que sostenerla día a día.
  
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná deberá volver a pronunciarse sobre la culpabilidad o inocencia de Marino González, al que absolvió en 2011 por el robo de los mellizos Valenzuela Negro. Según el Tucu Costanzo, era “el que tiraba a la gente de los aviones”.
  
En el juicio por el caso de los mellizos Valenzuela Negro, va quedando claro que los médicos Torrealday, Vainstub y Rossi no pudieron ignorar la internación de los bebés en el IPP y su entrega a quienes terminaron de ejecutar la sustracción y la sustitución de sus identidades. 
  
Se inicia en Paraná el juicio por la sustracción de los hijos mellizos de los militantes desaparecidos Raquel Negro y Tulio Valenzuela. Los acusados son tres médicos propietarios de la clínica donde los bebés estuvieron internados antes de desaparecer, que representan la complicidad civil con la dictadura. Un reclamo que inunda las redes: #DóndeEstáElMelli y #RompanElSilencio.
  
Los reclamos de siempre y los de ahora estuvieron presentes en la marcha por los 40 años del golpe de Estado que se realizó en Paraná. Hubo mísitica, hubo escrache, hubo emoción. Hubo demandas por los derechos vulnerados y por los que están en riesgo. Y en lo alto, la evocación a los desaparecidos, de sus nombres y sus luchas.
  
La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad advirtió sobre la desaceleración de los juicios de lesa. En un informe del estado de las causas, advirtió sobre los problemas para investigar el rol de empresarios y exjueces, los que se dan también en Entre Ríos. Los delitos sexuales, otra deuda en la provincia.
  
Siete responsables por delitos de lesa humanidad cometidos en la capital entrerriana durante la dictadura tuvieron por fin sus condenas. Pero el veredicto del juez Ríos estuvo lejos de conformar a las víctimas y a las organizaciones de derechos humanos. Crónica del día de la sentencia.
  
Desde diversos sectores de la sociedad surgieron muestras de repudio e indignación por el editorial de La Nación en contra de los juicios de lesa humanidad. También en Entre Ríos hubo expresiones de rechazo, como las manifestadas por la agrupación H.I.J.O.S. y el gremio de prensa Setpyc.