Telaraña | eriodismo narrativo
sábado 07 de diciembre de 2019 | 18:51

Informes Miradas Perfiles Imaginarios Nosotros
Memoria Género Política Justicia Cultura Trabajadores Vida Cotidiana
Es obvio que las niñas no deben ser madres. Pero pareciera no serlo para todo el mundo. Por eso Socorristas en Red lanzó la campaña llamada ‘En un mundo justo las niñas no son madres’, con el objetivo de visibilizar que en la Argentina cada 3 horas una niña de 10 a 14 años es forzada a gestar, parir y criar. “Las queremos vivas de risa, vivas jugando”.
  
El tono de voz de A. lo dice todo: le han quebrado la vida. Un antes y un después desde que el cura Néstor Monzón llegó a la Parroquia María Madre de Dios de la ciudad de Reconquista, Santa Fe, en septiembre de 2015.
  
“Abriendo un mundo feminista con otra política, otra ciencia, otra economía, otras palabras, otros gestos”, así se expresaron quienes desde la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans reclamaron al Estado por políticas públicas que frenen el gran problema social de las violencias de género. Exigieron además la declaración de la emergencia y partidas presupuestarias acordes al problema en ciernes.
  
Las autoras de este artículo sostienen que el periodismo tiene el deber de “sacar a los abusos sexuales del lugar de ‘casos aislados’ perpetrados por ‘monstruos’ o ‘enfermos mentales’, y plantear el origen social que tienen y la necesidad de elaborar políticas públicas que ayuden a eliminar cualquier tipo de violencia”.
  
La mujer fue al Arzobispado salteño para pedir el cambio de nombre y género en los registros de bautismo y confirmación. Pero el obispo respondió que el derecho canónico es ajeno a “ficciones jurídicas” del derecho civil y rechazó la solicitud. Ahora lleva el planteo a la Corte Suprema de Justicia.
  
Natalia Cobos y Gabriela Carvalho relataron la experiencia de haber participado de las brigadas fotográficas que capturaron la esencia del estallido chileno.
  
Este sábado 9 de noviembre se hará la cuarta Marcha del Orgullo Disidente en Paraná. Será una jornada de lucha para apropiarse de la calle, ese espacio que suele amparar la violencia cotidiana contra las diversidades, para transformarla en un lugar de liberación, visibilidad y expresión de todas las identidades. Y de todos los colores.
  
Sobrevivientes del terrorismo de Estado se reconocen también víctimas de violencia y abusos por su condición de mujeres. Así lo han logrado expresar al dar testimonio en el juicio al genocida Atilio Ricardo Céparo.
  
Las organizaciones Mumalá y “Ahora que sí nos ven” dieron a conocer sendos informes sobre feminicidios. Uno de ellos indica que en Argentina se registra un feminicidio cada 26 horas; el otro, uno cada 32 horas. Las estadísticas oficiales brillan por su ausencia, al igual que las políticas públicas para erradicar la violencia machista.
  
Colectivos feministas consignaron que permanecen desaparecidas desde que comenzaron las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera. También fueron denunciados casos de violencia sexual y ataques lesbofóbicos.